Consulte nuestras revistas Online

  • REVISTA GRAN HOTEL 289
  • Informes y estudios

    El ‘business travel’ levanta el vuelo pero podría no recuperarse hasta 2025

    Recuperación del business travel sobre niveles prepandemia. Fuente: Braintrust

    Braintrust pronostica en un nuevo estudio sobre la reactivación de los viajes de empresa tras la pandemia, que llega un business travel más consciente y responsable, cuyo papel se amplifica ante la necesidad de viajar para seguir haciendo negocios, creciendo de forma rápida en los próximos dos años, mientras se prepara para una nueva transformación hacia la sostenibilidad. Las agencias especializadas toman un rol preponderante, poniendo los cimientos de una nueva era donde se viajará de forma más respetuosa con el medio ambiente, recuperando el mercado en España los niveles pre-pandemia hacia el año 2025, para volver a crecer a ritmos más moderados hasta el 2030.

    El mercado de business travel crecerá por encima del 50% hasta 2023
    Braintrust acaba de publicar las conclusiones de su Barómetro Turístico sobre la recuperación del business travel, afirmando que el sector levanta el vuelo con ritmos de crecimiento superiores al 50% en los próximos dos años, aunque no volvería a los niveles preCovid hasta 2025, ante el avance imparable de ciertos condicionantes, que ya predecía la consultora antes de la pandemia, y que ahora se aceleran.

    Entre los impactos positivos la consultora remarca:
    -Progreso de la vacunación masiva en los principales países occidentales emisores de business travel y la puesta en marcha del certificado verde digital en Europa.
    -Mayor número de viajes en una economía evolucionada y globalizada, donde la colaboración entre empresas grandes y pequeñas (y autónomos) será mayor.
    -Nuevos motivos de viaje, como las reuniones que agruparán a los trabajadores remotos más habitualmente, o los eventos estratégicos que reunirán mucho más frecuentemente a un menor número de personas.
    -Políticas comunes en la Unión Europea y Alianzas Globales que favorecerán el intercambio de personas en proyectos internacionales.
    -Mayor actividad en el segmento bleisure, ante el auge de las nuevas generaciones de viajeros que combinarán el trabajo con el ocio.
    -Nuevas economías que surgirán al calor de una nueva sociedad, como la economía verde, la economía digital o la economía circular.

    Entre los condicionantes que pueden impactar negativamente, estarían:
    -Un escenario de volatilidad e inseguridad sanitaria que seguirá afectando a los viajes de largo radio, en países aún sin inmunidad de grupo, impactando notablemente sobre el volumen total del mercado en 2022 y 2023.
    -Potencial aparición de nuevas variantes del coronavirus, que ralentizarían la recuperación en regiones del planeta, si las vacunas no cubren su actuación.
    -El aumento del teletrabajo, que se quedará para siempre, y cuya influencia reducirá de forma notable los viajes de proximidad.
    -El uso de herramientas digitales, que han acelerado un formato de comunicación híbrido-presencial, suprimiendo una parte de los viajes no esenciales, en especial las reuniones internas a destinos cercanos.
    -La desaparición de un tejido empresarial dañado por la crisis una vez acaben las ayudas públicas, sobre todo pymes y autónomos, gran parte de los viajeros en estos tiempos de pandemia.
    -La llegada de una nueva generación de viajeros con el work life balance en su ADN, donde los millenials y los Z’s son mayoría, y donde los baby boomers más acostumbrados a viajar por trabajo se retiran del escenario laboral.
    -Los Objetivos de Desarrollo Sostenible incluidos en la agenda 2030, alimentados por todas las políticas gubernamentales, que favorecerán la cultura de unas empresas más respetuosas y unos viajeros más responsables, con políticas más restrictivas, cuyo efecto sería muy relevante en los desplazamientos en los próximos años.

    En este marco, Braintrust anticipa que, aunque los viajes de negocios se recuperarán de forma abrupta en los próximos meses –a rebufo del mercado vacacional– sus altos ritmos de crecimiento de las últimas décadas, desaparecerán ante un business travel más consciente.

    Así, desvela que este año 2021 se llegaría a un 52% del volumen de 2019, con un repunte importante en 2022 y 2023 hasta llegar al 83%, para posteriormente auparse hasta los niveles preCovid en los dos siguientes años, y seguir creciendo a niveles ya mucho más moderados ante la pujanza de la sostenibilidad que caracterizará a toda la industria del turismo, siempre y cuando la evolución de la pandemia discurra como está previsto.

    La Agenda 2030 y el objetivo de una economía verde en la UE, primarán en la industria, e invitarán a los clientes a reforzar sus políticas de RSC
    Uno de los mayores impactos sobre la industria de los viajes de negocio será la Agenda 2030, y con ella, el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, donde el cuidado del planeta ante un deterioro compulsivo en los últimos años, será una necesidad más que una prioridad.

    Muchos de dichos objetivos afectan de lleno a la industria del turismo, y en concreto al business travel, donde algunos viajes pueden ser sustituidos por comunicaciones digitales, influyendo muy positivamente en la reducción de gases invernadero, estrategia que seguirán todos los gobiernos europeos en sus agendas. Braintrust cree que este es un camino irreversible, invitando a las empresas a reforzar sus estrategias de Responsabilidad Social Corporativa, ya no sólo compensando el impacto, sino eliminando de sus políticas los viajes innecesarios ahora llamados no esenciales.

    La cuestión que aún estaría por ver sería el nivel de adherencia a dichos Objetivos de Desarrollo Sostenible por parte de algunos de los mayores países emisores de viajeros de negocio como China, Estados Unidos o India, que por otra parte son los que mayores emisiones contaminantes producen en el mundo. Europa ya ha emitido su veredicto al poner la lucha contra el cambio climático y el fomento de la economía verde en el centro de su estrategia, mientras la Administración Biden coloca estos objetivos como prioridad, incluso volviendo al Pacto de París que Trump había abandonado.

    El estudio de Braintrust ahonda en dicha huella, y ha calculado entre un 20% y un 30% de impacto en los viajes de corto radio, entre los cuales se hallan una buena parte de todos los viajes domésticos y europeos, aunque permanecerán y aumentarán los viajes de largo radio, que sí se mantendrían.

    La consultora augura un crecimiento sostenido en los viajes de larga distancia, a los que se dará más relevancia por la oportunidad que pueden significar – incluso aunque haya una relocalización de suministros – pero donde se tratará de ampliar la cartera de clientes en un mundo global post pandemia, mientras que los viajes de avión por debajo de dos horas y media se desplomarían de aquí a los próximos 10 años, ante la posibilidad de tener alternativas más ecológicas, el gravamen que se avecina para los medios de transporte, o las prioridades de los gobiernos para llegar a cumplir sus promesas “verdes”.

    Para Angel García Butragueño, codirector del Barómetro Turístico, y director de Turismo en Brainturst, “mientras hibernábamos debido a la pandemia, el mundo ha cambiado a ritmos vertiginosos a espaldas nuestras. La crisis de la Covid-19 nos deja grandes aprendizajes, que, unidos a la aceleración de las tendencias que ya dibujábamos anteriormente, impactan tanto positivamente como negativamente en la industria del business travel, dejándonos una empresa y un viajero más consciente. Eso haría que, junto a otros factores de gran relevancia como la plena digitalización, no se volvieran a alcanzar los niveles pre-pandemia en unos cuantos años. Pero llega un business travel más consciente a partir de 2025, que se erige de nuevo en el motor de una nueva economía verde, cuyo modelo es más sostenible y al cual se deberán adaptar todos los actores de la cadena de valor turística. El concepto que llevamos tiempo comunicando en Braintrust de las 3 P’s se coloca en el centro de la escena, People, Profit & Planet, cuidar de los empleados, de la cuenta de resultados, y del planeta a la vez, un planteamiento donde la sostenibilidad es la meta”.

    Las agencias de business travel se encuentran ante la mejor oportunidad en años
    El informe presagia un auge de las agencias de viajes especializadas en business travel, en un entorno incierto donde la seguridad de los viajeros, la eficiencia en el gasto y el cuidado del planeta, son el nuevo mantra.
    Sólo las agencias podrán ejercer el papel de garante que las empresas están buscando, facilitando a través de su conocimiento, su experiencia y sus herramientas, las mejores opciones integradas y automatizadas.

    En los próximos años podría verse de nuevo una lucha encarnizada entre los diferentes proveedores, ávidos de recuperar los ingresos perdidos durante la pandemia, por hacerse con la venta directa fomentando la desintermediación. No obstante el aumento de la complejidad en la organización de los viajes de negocio tanto a nivel individual como de grupo en el futuro, augura un incremento de la intermediación llegando las agencias a hacerse con una cuota cercana al 60%, en detrimento del canal directo, convirtiendo el business travel actual en un negocio de movilidad y comunicación corporativa. Mientras tanto las líneas aéreas o las cadenas hoteleras deberán reflexionar sobre sus modelos de negocio, donde el business travel suponía una pequeña parte de su cuota total de viajeros, pero una gran parte de sus ingresos.

    Para José Manuel Brell, codirector del Barómetro Turístico y Socio responsable de la práctica de Estudios y Modelos Cuantitativos en Braintrust: “El business travel ha llegado a su punto de inflexión ante una nueva sociedad que ha cambiado tras la pandemia, emergiendo con unos valores sociales diferentes, y que se extiende hasta los Consejos de Dirección de la empresas y con ello a los stock markets donde primarán no sólo los beneficios, sino los propósitos y la forma en que se llega a los objetivos, entre los cuales estará una agenda social más responsable. La consciencia sobre los viajes toma un gran protagonismo y ha llegado para quedarse, y en ese contexto las agencias especializadas tienen mucho que decir, harán un nuevo camino de transformación y reinvención, pero serán las ganadoras de esta nueva situación. El business travel ha cambiado para siempre su fisonomía, y esto va a significar grandes oportunidades para aquellos actores de la industria que sepan anticiparse a los nuevos tiempos, como aquellos a los que venimos ayudando en esta nueva senda del futuro”.