Consulte nuestras revistas Online

  • DESCCARGAR gran-hotel-283
  • Ferias y eventos

    Josep Piqué y Manuel Valls debaten sobre el presente y el futuro de Barcelona en Encuentros Hotusa

    El candidato a la alcaldía de Barcelona y ex primer ministro de Francia, Manuel Valls, y el empresario, economista y ex ministro, Josep Piqué, han sido los protagonistas de la 8ª edición de Encuentros Hotusa, el foro de diálogo promovido por Grupo Hotusa. El debate se ha centrado, en esta ocasión, en el análisis del “presente y el futuro de Barcelona y su papel en el mundo global y digital, como ciudad abierta, diversa, plural, cosmopolita, innovadora e inspiradora”. La velada, que tuvo lugar ayer en las instalaciones del Eurostars Grand Marina, congregaron a más de 250 asistentes provenientes del sector empresarial, político-institucional, financiero, así como de los medios de comunicación.

    El presidente de Grupo Hotusa, Amancio López Seijas, fue el encargado de dar la bienvenida a los asistentes y realizar una breve introducción al debate. Durante su intervención, López quiso destacar el alto nivel de ambos participantes y agredeció su presencia en esta edición. Además, destacó la importancia que Barcelona tomó tras acoger los Juegos Olímpicos de 1992, dejando atrás una etapa de decadencia para convertirse en un referente a nivel mundial que “hoy no puede dejar pasar la oportunidad de involucrarse en la cuarta revolución tecnológica”.

    El economista y ex ministro Josep Piqué inició su turno de palabra haciendo referencia a que “si una ciudad quiere ser grande debe proyectarse hacia el exterior sin autolimitarse en cuanto a su potencial y ambiciones”. Todo esto se conseguirá, según Piqué, teniendo “una ciudad abierta y un proyecto europeo”.

    Por su parte, el candidato a la alcaldía de Barcelona y ex primer ministro de Francia, Manuel Valls, aseguró que el debate permanente que hay actualmente en Barcelona reside en “proyectar la ciudad hacia el exterior o mirarse a sí misma”. Durante su intervención hizo alusión a los prejuicios que causa la moratoria hotelera y destacó los tres grandes retos a los que, a su parecer, se enfrenta Barcelona y que son “proyección internacional, creación de políticas sociales potentes y mejora en la seguridad y orden público”.

    Los dos protagonistas del encuentro coincideron en la importancia de las elecciones municipales y europeas para el próximo mes de marzo y remarcaron la importancia de proyectar Barcelona al mundo como destino turístico español. Asimismo incidieron en la necesaria colaboración del sector público/privado para alcanzar objetivos comunes.