Consulte nuestras revistas Online

  • REVISTA GRAN HOTEL 289
  • Hoteles

    La ocupación hotelera cayó un 55% en el primer semestre pero, con el reinicio de la actividad se vislumbran los primeros síntomas de recuperación

    El Barómetro del Sector Hotelero en España, que elaboran conjuntamente STR y Cushman & Wakefield, confirma que el primer semestre de 2020 ha sido el peor de las últimas décadas por culpa de una emergencia sanitaria con la que se pone fin a un largo ciclo alcista. Los datos de este Barómetro se han realizado en base a los hoteles que actualmente se encuentran abiertos y que reportan datos a STR (reporting), que representan un 37% de la participación total en condiciones normales anteriores a la pandemia (más de 1.200 hoteles),

    Aunque las cifras acumuladas del primer semestre demuestran los efectos del cierre de los hoteles en la mayoría del país durante casi tres meses, el inicio del periodo de desescalada hacia la nueva realidad ha restablecido cierta actividad, con la reanudación de viajes domésticos y la apertura de las fronteras. Obviamente el sector sigue muy alejado de las cifras logradas en 2019, pero se puede vislumbrar una cierta recuperación a partir de mediados del mes de junio.

    En palabras de Javier Serrano, country manager de STR para España y Portugal, “la demanda doméstica, de ocio mayoritariamente, y especialmente durante los fines de semana, constituye la primera piedra para la recuperación. Los niveles de ocupación al cierre del mes de junio se situaron en 19%, lo que indica un reinicio de la actividad. Evidentemente, esta cifra representa una caída del 77,2% respecto al mismo mes del año pasado, cuando la ocupación alcanzó el 83% en el conjunto de los hoteles españoles”. Aunque, según Javier Serrano, “el camino de la recuperación está vinculado a la evolución de la pandemia, pero el sector ya ha empezado a moverse en la dirección correcta para tomar la senda de una recuperación que será inevitablemente larga”.

    La ocupación del primer semestre fue del 33%

    Los seis primeros meses del año ha situado la ocupación en los hoteles españoles en un 33%, una caída del 54,8% respecto al 73% que se registró en el mismo periodo de 2019. Al analizar mercado a mercado, vemos que los destinos con mejor índice de ocupación han sido Málaga y Canarias, con un 47% y un 44,5% respectivamente. En el otro lado de la balanza tenemos las ocupaciones de Baleares (21,2%) o Barcelona (32,5%). Por su parte, Madrid ha situado la ocupación en un 41,2%, por encima de la media española.

    Para Albert Grau, socio y codirector de Cushman & Wakefield Hospitality en España, los datos del Barómetro “reflejan que todo el sector ha sufrido la pandemia por igual, pero el ritmo de recuperación puede ser muy diferente entre los diferentes destinos. En estos momentos, el sector vacacional, en la península, menos dependiente del turismo internacional puede afrontar mejor la temporada, mientras que en destinos urbanos y destinos insulares puede ser que muchos establecimientos permanezcan cerrados hasta septiembre o incluso finales de año ante la falta de demanda».

    En este sentido, conviene destacar los datos obtenidos en junio. Una vez se han reabierto algunos hoteles en los principales mercados españoles (estos datos provienen de hoteles abiertos que reportan datos (reporting) se encuentra entre los niveles de 10% y 40%, aunque estos datos comparados con el inventario total de hoteles que reportaban datos a STR a 31 de enero de 2020 (economic), muestran que la ocupación real se encuentra entre el 5% y el 20%.  

    Según Javier Serrano, “los principales mercados regionales (Andalucía, Costa del Mediterráneo, España Noreste y Noroeste) se están recuperando más rápido que los principales mercados urbanos y las islas, con niveles de ocupación (reporting) entre el 20% y 35%, en comparación con los urbanos (Madrid y Barcelona), que es de alrededor del 10%, o el vacacional de las Islas (Canarias y Baleares), que se encuentra en el rango del 20%. Evitar cruzar fronteras, buscar destinos más aislados, y el no depender de medios de transporte a terceros como las aerolíneas y poder acceder en coche, por ejemplo, son las razones de este empuje de los mercados regionales”.

    El ADR cae un 16% en el conjunto de España

    De enero a junio, el precio medio diario de los hoteles españoles descendió un 16% (reporting). Destinos como Marbella, con una caída del 30%, Sevilla, del 23% o Baleares, del 27%, son los principales mercados que de momento han tenido un mayor impacto negativo en el precio por habitación vendida.

    Para Albert Grau, “los datos reflejan una evolución lógica en una situación como la actual. La presión bajista en los precios para mantener ocupación puede ser protagonista en los próximos meses. Los hoteleros y el conjunto de las administraciones deben seguir trabajando para atraer turismo a través de una estrategia de calidad que no debería truncarse por culpa del contexto desfavorable”.

    El RevPAR retrocede un 62% en lo que llevamos de año

    Los ingresos por habitación disponible (RevPAR), han registrado un retroceso del 62% en lo que llevamos de año, cayendo desde los 79€ registrados en 2019, hasta los 30 euros en este 2020. En esta ocasión la cifra de ingresos está totalmente condicionada a las caídas de ocupación durante los meses en que los hoteles han estado cerrados en todo el país. El mayor descenso del RevPAR se ha registrado en Baleares, un 75% menos, mientras que el destino donde menos ha caído es Zaragoza (31,5%) seguido de Canarias (39,5%).

    Para Albert Grau, “el tejido hotelero en España es muy diverso y todavía es pronto para entender cómo pueden evolucionar los ingresos en cada segmento. Si la ocupación crece, pero los precios se ven presionados a la baja, veremos cómo los ingresos pueden tener un camino de recuperación más largo”.

    El Barómetro del Sector Hotelero recoge datos de 1.200 hoteles y más de 165.000 habitaciones en la Península Ibérica. El estudio es fruto de la alianza entre STR, proveedor mundial de benchmarking, analítica y conocimiento del mercado, especialmente en el sector hotelero, y Cushman & Wakefield España, firma líder global en servicios inmobiliarios.