Consulte nuestras revistas Online

  • REVISTA GRAN HOTEL 289
  • Informes y estudios

    Los españoles consideran más seguro el entorno rural para sus vacaciones de verano

    www.sxc.hu

    La llegada del verano es el momento más esperado para muchos que por fin ven satisfecha su necesidad de descanso tras un duro año de trabajo. Sin embargo, el verano de 2020 ha visto trastocada su habitual estampa de ocio a causa de la COVID-19. Todos los planes que a priori pudiesen poblar los pensamientos de los ciudadanos han experimentado un giro de 180 grados para adecuarse al contexto global en el que se está desarrollando el Coronavirus.

    La inseguridad derivada de las grandes masificaciones y la consecuente complejidad para mantener la distancia de seguridad aconsejada por el Ministerio de Sanidad ha calado en la mente de los españoles. Así lo revela el último estudio elaborado por SEMrush, la plataforma de análisis de tráfico web, que ha analizado las preferencias de los españoles sobre su destino vacacional para este verano.

    El análisis que abarca el rango de tiempo comprendido entre febrero a mayo de 2019 y el mismo periodo de tiempo en 2020 incluye también qué características y condiciones ha de reunir este año el alojamiento preferido por los españoles. Las principales conclusiones del estudio reflejan unas tendencias diferentes a los tiempos previos a la llegada de la COVID-19 y un mayor nivel de exigencia en la tipología del alojamiento y en el destino preferido para el disfrute de las vacaciones de verano.

    Según se desprende del estudio de SEMrush, este verano, en nuestro país se ha intensificado la búsqueda de destinos nacionales dentro del ámbito rural, alejados de las habituales masificaciones asociadas al ‘turismo de sol y playa’. Si bien el hotel es el tipo de alojamiento preferido por los internautas en todas las comunidades autónomas de nuestro país, su interés decae un 15% respecto al año pasado en cuanto a búsquedas en Google. Algo muy distinto ocurre con la búsqueda ‘casa rural’ que ha crecido un 18% entre febrero y mayo de 2020, respecto al mismo periodo de tiempo en 2019.

    La oportunidad de disfrutar de un chapuzón parece ser un factor diferencial a la hora de elegir alojamiento, sobre todo si la piscina garantiza la seguridad de no interactuar con otros huéspedes. Por ello las búsquedas de ‘casa rural con piscina’ han experimentado un incremento considerable con respecto a 2019 llegando a incrementarse un 224% en 2020. En paralelo, los registros de búsqueda de los internautas sobre ‘casa rural con piscina privada’ ha tenido un crecimiento superior al 226% en 2020. El poder hacer y deshacer con total autonomía es uno de los puntos clave de estos destinos, por ello la fórmula ‘casa rural con piscina climatizada’ se incrementa, aunque en menor medida, alrededor de un 21% en relación con las búsquedas de 2019.

    Los hoteles, los campings y los alquileres de coches son los grandes afectados de esta crisis sanitaria ya que en el rango de tiempo comprendido entre febrero y mayo han descendido en búsquedas en Google un 15%, un 40% y un 47% respectivamente de 2019 a 2020.

    Por territorios, algunas regiones, frecuentemente asociadas al turismo rural han visto cómo sus comunidades sumaban más adeptos y eran sondeadas como posibles destinos. Tal es el caso de la búsqueda ‘casa rural Galicia’, que ha aumentado el interés de los internautas un 51%. Del mismo modo, una ‘casa rural en Navarra’ ha sido buscada un 46% más en este año, al igual que la fórmula ‘casa rural en Asturias’, que crece un 28% respecto al mismo periodo de tiempo del año anterior, con la particularidad de que las búsquedas de ‘casa rural en Asturias con piscina’ superan con creces los datos de 2019 hasta situarse en un 222% más de consultas en Google en 2020.

    Los turistas internacionales siguen eligiendo España
    El carácter mundial de la pandemia de la COVID-19 y las restricciones de movimiento han supuesto un varapalo para el sector turístico español. Las cifras de turistas internacionales han sido inexistentes hasta el levantamiento del estado de alarma decretado en nuestro país.

    Reino Unido es uno de los países de origen con un mayor número de turistas en España. A pesar de los altos índices de incidencia de la pandemia en las islas británicas, según revela el análisis de SEMrush, parece que sus ciudadanos están dispuestos a veranear en España. Las peticiones de búsquedas en Google hechas en Reino unido sobre ‘viajar a España’ (‘travel to spain’) han crecido un 3.995% en 2020, aunque se preocupan por su seguridad a la hora de elegir el destino. Los mismos datos señalan que los registros de Google correspondientes a ‘debo viajar a España’ (‘should i travel to spain’) o ‘es seguro viajar a España ahora’ (‘is it safe to travel to spain right now’) han crecido un 43.300% y 11.161% respectivamente.

    Otro de los países emisores de un mayor número de turistas a nuestro país es Alemania. De igual forma que el país ex miembro de la UE, los ciudadanos alemanes muestran un notable interés por disfrutar de sus vacaciones en España, ya que ‘viajar a España’ (‘reisen nach spanien’) ha visto aumentado sus registros de búsquedas un 1.767% con respecto a 2019. A juzgar por los datos que refleja el estudio de SEMrush, nuestro país puede suponer un destino preocupante para muchos alemanes, ya que la búsqueda ‘viajar a España peligroso’ (‘reisen nach spanien gefährlich’) ha tenido un aumento de un 500% en lo que llevamos de 2020.

    “El contexto actual ha hecho que los españoles modifiquen sus dinámicas en las vacaciones de este verano”, señala Fernando Angulo, responsable de Comunicación de SEMrush. “Este año los españoles están buscando destinos que consideran más seguros que aquellos en donde las aglomeraciones y la afluencia masiva de turistas llegados de diversas partes del mundo hagan que sea más fácil la exposición a la COVID-19, de ahí que estén en alza los alojamientos rurales donde -a priori- la menor afluencia de personas y la abundancia de espacios abiertos contribuyan a que sea más fácil mantener la distancia de seguridad y el disfrute del tiempo de verano en entornos menos masificados. Las conclusiones de este estudio nos permiten detectar que muchos prefieren adaptar sus destinos a lugares y alojamientos que les brinden la oportunidad de tener un extra de privacidad y seguridad claves dadas las circunstancias actuales”.