Consulte nuestras revistas Online

  • DESCCARGAR gran-hotel-283
  • DESCARGAR equipamiento-hostelero-marzo-2019
  • Otros temas

    El turismo rural, una oportunidad para las mujeres emprendedoras

    El paro se ceba con la mujer en general, pero de forma particular con la mujer rural al situarse en el 42%, cuatro puntos más alta que la tasa media de desempleo de las mujeres en toda España.

    Ante este panorama, el turismo rural pone el contrapunto porque el perfil de género de los propietarios rurales indica que el 58% son mujeres frente al 42% de hombres, ambos mayores de 50 años, según datos del Observatorio de Turismo Rural 2019, una iniciativa lidera por Escapadarural.com. E

    Aunque la mujer siempre ha trabajado en el campo, en mucha ocasiones ese trabajo ha sido invisible y no ha tenido la consideración de empleo sino que “ha pasado a entenderse como algo obligado a desempeñar, ejerciendo de ayuda familiar, por ejemplo, en las explotaciones familiares agrarias”, explica Teresa López, presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales (Fademur).

    En los pueblos de menos de 20.000 habitantes viven siete millones de mujeres, muchas de ellas situadas bajo el prototipo de amas de casa cuando su participación en las tareas del campo ha sido similar a las del hombre. Desde EscapadaRural.com, Empar Baños, responsable de prensa, sostiene que “el turismo rural es una oportunidad para las mujeres emprendedoras, que son las que en la mayoría de los casos se hacen cargo de este tipo de negocios”.

    El turismo rural, revulsivo para las mujeres del campo

    El turismo rural contribuye a poner freno al ya acusado éxodo femenino y elevada tasa de paro. Las mujeres en el campo están encontrando en la gestión de establecimientos rurales un importante nicho de empleo que inclina la balanza a su favor.

    Fademur, que acaba de poner en marcha Ruraltivity, una lanzadera de emprendedoras, asegura que el 10% de los proyectos que reciben están vinculados a este sector. Según explica Teresa López, presidenta de Fademur, todo apunta a que en los próximos años las mujeres del campo continuarán apostando por el turismo rural, un sector cada vez más diversificado. “Cada día más propietarias están aprovechando las oportunidades que les ofrece el entorno para organizar rutas, catas, poner en marcha talleres, etc., vinculadas con otro tipo de experiencias que enriquezcan la estancia en casas rural”, apunta la presidenta.

    Yolanda Fernández es propietaria de una de estas casas rurales, situada en Cogolludo, Guadalajara, y que regenta desde hace 14 años. Fernández comenzó abriendo un establecimiento rural y hoy cuenta también con un obrador artesano de mermelada. “El emprendimiento en el turismo rural para las mujeres es una buena opción. Me gustaría que más mujeres siguiesen mi ejemplo y se animasen a hacer lo que yo hago porque cuesta, pero se puede. Lo ideal sería que más mujeres jóvenes emprendiesen y se quedasen a vivir en los pueblos porque existe la visión de que en el mundo rural no hay futuro, y eso no es verdad”.

    Fernandez asegura que en su entorno hay muchas más propietarias mujeres que hombres “conozco pocas casas gestionadas por varones”, asegura, y que jamás se ha sentido discriminada por parte de la Administración, pero sí ha visto cierto escepticismo por parte de algunos vecinos que al principio se mostraban algo “sorprendidos” porque una mujer estuviese al frente de un establecimiento rural, aunque con el tiempo “han ido acostumbrándose y hoy ya lo ven como algo normal”, sentencia.