Consulte nuestras revistas Online

  • REVISTA GRAN HOTEL 289
  • Cadenas

    Meliá confirma la tendencia de recuperación en el tercer trimestre

    Meliá Sitges

    Meliá Hotels International presenta sus resultados correspondientes a los primeros nueve meses del año, que reflejan una positiva tendencia global al hilo de la progresiva recuperación tras la pandemia, con un claro punto de inflexión a partir del mes de junio, gracias a la positiva temporada de verano en algunos destinos. De este modo, los ingresos consolidados, excluyendo plusvalías, se sitúan en los 520,6 millones de euros, habiéndose incrementado en un +21% respecto a los primeros nueve meses de 2020 (-62,4% respecto a los nueve meses de 2019), si bien el incremento es del +161,7% si se considera el tercer trimestre estanco; por su parte, los gastos operativos excluyendo extraordinarios tan sólo se incrementaron un 1,8% hasta septiembre, comparado con el mismo periodo de 2020, y un -48,1% respecto a 2019. El Resultado Consolidado Atribuido mejoró un 64,6% hasta septiembre, (un +86,4% en el tercer trimestre estanco), y el Ebitda continuó su tendencia positiva hasta los 64,6M de euros, (+165,3%), + 328,8% si tomamos el tercer trimestre de manera estanca, comparado con los mismos periodos del año anterior.

    Meliá se beneficia así de la tendencia de reactivación mostrada por la actividad turística en varios de los principales destinos, como el Caribe, donde los resultados se acercan a los de 2019, si bien la recuperación en los destinos mediterráneos y en Canarias se ha visto aún lastrada por las restricciones para viajar en algunos mercados emisores, fundamentalmente el británico, que redujo sus reservas en España en un 73,5% según Exceltur.

    La evolución del grupo estuvo muy favorecida por su capacidad digital, con más del 55% de las ventas centralizadas atribuidas al canal propio Melia.com y al programa de fidelidad MeliaRewards, que permitió optimizar los ingresos y mantener su apuesta por preservar la tarifa media, si bien el nivel de ocupación media se encuentra todavía muy lejos de los niveles anteriores a la pandemia debido fundamentalmente al comportamiento de la demanda internacional. Fruto de esta dinámica, en el RevPAR (Ingreso Medio por Habitación Disponible) del periodo pesó más el componente cualitativo (precio), sobre el dato cuantitativo (ocupación), lo que permite augurar importantes mejoras en el futuro, a medida que se normalice la demanda extranjera y con ello, la ocupación media retome sus niveles pre-pandemia.

    En este contexto, la demanda experimentó una doble velocidad, registrando los destinos más accesibles y dependientes del turismo doméstico y de proximidad las mejores ocupaciones, superando incluso los niveles registrados en 2019, mientras los más expuestos a la demanda internacional acusaron la ralentización de mercados como el alemán o el británico.

    Igualmente, los resultados de Meliá se beneficiaron también de su liderazgo en el segmento resorts en los principales destinos españoles, (el segmento que antes se ha recuperado) y a su fuerte posicionamiento en el segmento de hoteles de categoría superior y lujo, cuya demanda se ha incrementado por encima de la media, con tarifas medias superiores en un 4% a nivel global respecto a las registradas en el mismo periodo de 2019, y superiores en hasta un +15% en los hoteles vacacionales españoles.

    En el ámbito financiero, el grupo mantiene una liquidez aproximada de 439,5Mn€, mientras la Deuda Neta cerró septiembre en los 2.811,9Mn€, (+208,1Mn€ desde el cierre de 2020) acusando el impacto de la pandemia y la incorporación de varios contratos de alquiler, si bien la Deuda Neta pre-NIIF 16 experimentó una ligera reducción (-2Mn€) durante el tercer trimestre. La compañía sigue manteniendo como una de sus prioridades reducir su deuda, por lo que sigue contemplando la posible venta de algunos activos, adicionalmente a la realizada en el mes de junio.

    En el apartado de la expansión del grupo, la compañía incorporó 16 hoteles (con más de 3.600 habitaciones) hasta la fecha, con un claro foco en destinos del Mediterráneo como España, con cuatro hoteles, Grecia y Malta con tres hoteles cada una, dos en Italia y uno en Portugal y en Albania. El otro foco de expansión fue Asia, con un nuevo hotel firmado tanto en China como en Indonesia. Fiel a su estrategia de reforzar su liderazgo en el ámbito vacacional, Meliá confía en continuar incorporando establecimientos durante el ejercicio en España, Portugal y Albania, así como en el Caribe y Vietnam, que podrían superar las 6.000 nuevas habitaciones hasta final de año.

    Los cambios en el entorno, la creciente exigencia competitiva y las tendencias de mercado refuerzan la importancia de contar con las capacidades digitales y de gestión, el liderazgo y expertise vacacional, y las marcas y las economías de escala que Meliá puede ofrecer a empresas tradicionales y a los nuevos modelos de propiedad, lo cual se refleja en la intensificación del crecimiento actual y potencial orgánico del portfolio del grupo bajo fórmulas de gestión y franquicia.

    En España, Meliá finalizó el mes de septiembre con 107 hoteles abiertos, destacando la apertura de casi todo el portfolio urbano. Al igual que en el resto de destinos, se observa una evolución dual, positiva en los destinos vacacionales –y muy positiva en aquellos con dependencia del cliente nacional, que representó más del 50% de nuestras ventas, y cuya demanda global superó este año según Exceltur en un +3,4% la del tercer trimestre de 2019- y más difícil en los destinos con dependencia del cliente británico (Calviá (Mallorca), Benidorm, Torremolinos y Tenerife Sur). Se consolida la tendencia a reservar en el último minuto y la preferencia por las habitaciones superiores y productos de lujo, cuyos ingresos superaron en +5% los de 2019, destacando un incremento de doble dígito en la tarifa media frente a la registrada en 2019, y las ventas a través del canal directo melia.com, que han supuesto el 52% del total. Con vistas al cuarto trimestre, en el plano vacacional la compañía percibe una creciente demanda de cliente internacional, destacando la importancia del destino Canarias en los próximos meses. Por lo que respecta al segmento urbano, se mantiene la limitada visibilidad y la tendencia del último minuto, así como la dependencia de la recuperación que siga el segmento MICE, aunque el inicio del mes de octubre y las perspectivas del segmento Corporate apuntan a un cierto optimismo.

    La zona EMEA (Europa, medio Oriente y África) en el que la compañía mantenía 82 hoteles abiertos a finales de septiembre, registra una incipiente recuperación en la mayoría de mercados, destacando Italia, donde la relajación de las restricciones gracias a la positiva evolución de la pandemia provocó un repunte de la demanda en todos los destinos del país, o Francia, donde la Compañía mantiene ya seis hoteles abiertos y constata una cierta reactivación del turismo de ocio y bleisure en octubre; en cuanto a Alemania, pese a la positiva demanda doméstica en los hoteles de componente bleisure (Business + Leisure) y a la lenta recuperación del segmento negocios, la prohibición de viajar para la mayoría de empresas y la ausencia de grandes ferias y MICE continuaron ralentizando la recuperación, si bien las expectativas son positivas para los segmentos de ocio y negocios para el 4º trimestre. Por lo que respecta al Reino Unido, el verano en Londres dificultó la llegada del cliente internacional, si bien la clientela doméstica (>95% del total, gracias a las llamadas staycations) impulsó los resultados de Manchester, Liverpool y Newcastle. Las perspectivas para el cuarto trimestre se ven reforzadas por la apreciable recuperación de los viajes internacionales y del MICE.

    En la región America, México ha sido el primer país en recuperar los ingresos preCovid, con un comportamiento muy positivo de los segmentos individuales que compensaron la debilidad del MICE, y cuyo portfolio de lujo lifestyle se verá potenciado con la reciente reapertura del renovado ME Cabo. La clientela de EEUU representó un 78% del negocio, ante la ausencia de Latam, Europa y Canadá, que reactivará su contribución a partir de noviembre, tras el reciente levantamiento de las restricciones. En cuanto a la República Dominicana, continuó experimentando algunas dificultades para recuperar su capacidad aérea, acusando una fuerte dependencia del mercado estadounidense, que, al igual que el canadiense, recientemente reabierto, comienza el cuarto trimestre algo aletargado por el miedo a la variante Delta.

    En cuanto a los hoteles de Estados Unidos, Orlando supero ingresos del tercer trimestre de 2019, con un 89% de cliente estadounidense, y Nueva York espera reactivar el segmento Corporate con el retorno a las oficinas, mientras el segmento de ocio permanece pendiente de la reapertura de las fronteras anunciada para el 8 de noviembre (hito para el que Meliá ha lanzado una potente campaña de ventas). En el resto de los países de Latinoamérica, con fronteras cerradas hasta septiembre, la compañía mantuvo la tendencia creciente de sus ingresos gracias a la demanda nacional propia en cada país, esperándose un crecimiento a partir de la reapertura de las fronteras en el cuarto trimestre. Por su parte, Cuba registró una discreta línea ascendente durante el tercer trimestre, a partir del anuncio de reinicio de operaciones desde Canadá, con 12 hoteles abiertos, tendencia que esperan continuar en el cuarto trimestre con la mejora en disponibilidad de vuelos y viajeros, tras la reapertura oficial de fronteras anunciada para el 15 de noviembre.

    En la región de Asia-Pacífico, Meliá registró en sus hoteles de China el impacto de diversos brotes durante los meses de agosto y septiembre, si bien espera una mayor reactivación del segmento MICE para los meses de noviembre y diciembre. Vietnam llevará a cabo una reapertura paulatina de los hoteles hasta finales de 2021, y Tailandia, muy afectada por la ausencia de mercado internacional hasta septiembre, reabrirá tres de sus hoteles hasta diciembre, a medida que el país levante las cuarentenas a un importante número de nacionalidades. En el resto de países de la región no se prevé una reapertura del mercado internacional hasta el segendo semestre de 2022