• logo-newsletter

    SUSCRIBETE AL NEWSLETTER DE GRANHOTEL
  • consulta nuestras revistas online
  • BAJAR EH
  • BAJAR REVISTA GRAN HOTEL
  • Apartur impulsa el debate sobre economía, urbanismo y sociología de los apartamentos turísticos

    Variación interanual de factores del mercado de alquiler. Fuente: Apartur

    La Asociación de Apartamentos Turísticos de Barcelona (Apartur) ha organizado una sesión de debate en el Círculo de Economía con el título “Economía, Urbanismo y Sociología de los Apartamentos Turísticos”, en la cual se presenta el estudio El impacto del alquiler de viviendas de uso turístico en el mercado de alquiler residencial de Barcelona, realizado por inAtlas por encargo de Apartur. En la jornada han participado Enrique Alcántara, presidente de Apartur; Luís Falcón, cofundador de InAtlas; Gonzalo Bernardos, economista; Oriol Barrachina, executive partner head of Spain de Cushman & Wakefield, y Carles Cabrera, director general del Institut Cerdà. El Moderador del debate fue Albert Closas, periodista económico y director del programa de TV3 Valor Afegit.

    Apartur agrupa a unas 248 empresas y profesionales barceloneses, de viviendas de uso turístico, y representa la mayor oferta legalizada de esta modalidad de alojamiento en la provincia de Barcelona, con un 83% de los apartamentos con licencia. La asociación, con una ocupación media en sus viviendas del 70%, trabaja también para combatir la ilegalidad en el sector del alojamiento turístico, en una comisión integrada por el Ayuntamiento de Barcelona, la Generalitat, el Consell Comarcal del Barcelonès, y los gremios hotelero y de albergues.

    La oferta de las viviendas de uso turístico de Apartur –legal y regulada– significa un impacto económico directo e indirecto para la provincia de Barcelona de unos 860 millones de euros, de los cuales 250 millones corresponden al alojamiento (impacto directo) y otros 610 millones al gasto de los turistas en comida, compras, transporte y actividades. En concreto, un 32% de este impacto indirecto corresponde a comercio de proximidad (incluidos restaurantes), un 34% al resto del comercio y otro 34% a actividades y transporte, según el estudio de Viviendas de Alquiler Vacacional encargado por Fevitur, realizado por Esade con la colaboración de Salvetti & Llombart.

    Por otra parte, la generación de empleo directa que representan las 7.000 viviendas de Apartur es de 2.100 puestos de trabajo, mientras que la ocupación indirecta se sitúa en unos 5.000 adicionales.

    La asociación considera que la vivienda de uso turístico contribuye a un modelo de turismo no masivo, con una clientela que busca un conocimiento profundo del entorno y difunde una imagen de proximidad real de Barcelona en los países de origen.

    El porqué de la subida de precios de los alquileres en Barcelona
    El estudio impulsado por Apartur concluye que en el año 2016 se redujo el número de pisos turísticos en 1.076, de los cuales 276 estaban ubicados en Ciutat Vella y 298 en el Eixample. Ello es consecuencia de las medidas de inspección impulsadas por el Ayuntamiento de Barcelona, que empiezan a dar sus frutos. Así, el efecto que han tenido las viviendas de uso turístico en la subida de precios del alquiler residencial de la capital catalana es nulo, ya que el número de estas viviendas se ha reducido.

    El aumento se debe a dos factores principales: el incremento exponencial de una demanda cualificada, que se concentra en los barrios más atractivos de la ciudad, y el alza, también exponencial, de los factores subyacentes de la demanda, en forma de poder adquisitivo (subida del PIB y descenso del paro).

    Entre los años 2014 y 2016, el número de habitantes de nacionalidad española ha crecido en 13.158 personas, la gran mayoría de las cuales se concentra en los barrios barceloneses de mayor renta per cápita. Además, el número de extranjeros procedentes de países de la Unión Europea, Estados Unidos y Canadá, ha aumentado en el mismo período en 2.371 personas. Se trata de un colectivo que lleva creciendo ininterrumpidamente en Barcelona desde el año 2011, con un acumulado del 18% (10.973 habitantes). Es una población que se concentra en los barrios de renta más alta y también en los más atractivos para los extranjeros cualificados (principalmente en el distrito de Ciutat Vella).

    Este comportamiento se ve reflejado en el indicador del número de habitantes con estudios universitarios, que ha crecido entre 2014 y 2016 en 20.386 personas. Barcelona ha pasado de tener una cuota de población activa con estudios universitarios del 23,93% en el año 2011, a una del 29,38% en 2016.

    La ocupación es el principal factor subyacente de demanda que influye en el crecimiento de los precios de alquiler. De hecho, el paro ha experimentado un decrecimiento directamente proporcio­nal al aumento del precio del alquiler. Entre 2014 y 2016, el sector de las TIC es el que más ocupación neta ha generado en Barcelona, en concreto 8.040 puestos de trabajo, el 12,48% de la nueva ocupación. Se trata de un sector con un nivel de salario de 34.956 euros en el año 2015, muy por encima de la media de la capital catalana (28.861 euros).

    Otra de las causas del incremento de precios de los alquileres es el desplazamiento de la oferta de la vivienda hacia la venta y el mercado de alquiler de inmuebles no registrados, que en su gran mayoría habitan personas no empadronadas.

    Aumento de la demanda


    Oferta de viviendas de uso turístico en la ciudad de Barcelona. Fuente: Apartur

    Aunque la percepción general es que Barcelona ha sufrido una perdida de oferta activa de acceso a la vivienda, la realidad es que la ciudad lleva creciendo en su oferta de mercado desde hace cinco años. En 2015 existían 105.152 viviendas y en 2016 la cifra creció hasta las 106.855.

    Además de la rotación natural de viviendas que vive un mercado en crecimiento, hay otro factor importante que ha motivado un aumento de la oferta: la modificación de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) del año 2013, que redujo de cinco a tres años la duración mínima de los contratos de alquiler residencial. Ello, por un lado, ha situado viviendas en el mercado del alquiler, pero por otra parte, ha producido un incremento prematuro de demanda, en un momento de más presión de precios.

    En esta coyuntura, la conversión de viviendas en alojamientos de uso turístico ha experimentado un retroceso, devolviendo 1.076 viviendas al mercado del alquiler residencial (no turístico) en el año 2016.

    El equipo de trabajo de InAtlas que ha realizado el estudio ha inventariado un total de 13.555 viviendas de uso turístico en la ciudad de Barcelona en 2016, cifra que representa un 1,64% del total del parque de viviendas de la ciudad de Barcelona, que se estima en 825.000.

    « « Noticia anterior | Noticia siguiente » »

    H10 Hotels

    H10 Hotels dispone de 38 hoteles de reuniones y eventos en un total de 19 destinos, equipados con todo lo necesario para la organización de reuniones y congresos. Todos ellos […]

    Leer más...